23 agosto, 2013

Rumbo de Alma en la Vida

Es muy curioso como ocurren las cosas en nuestra vida, la verdad es que no nos percatamos pero pareciera que todo está construido bajo una línea específicamente destinada para nosotros. Más allá de creer que el futuro está escrito sobre papel, considero que a veces somos actores de un personaje que trasciende en nuestras vivencias cotidianas y cuyos directores diariamente exponen diferentes aventuras que nos trascienden. 

También es cierto que siempre ha existido el alma, y nunca se ha encontrado una definición de su verdadera función ni una exposición científica que refleje su utilidad en la vida objetiva. Muchas culturas a través de la historia de la civilización han ofrecido el veredicto a entes superiores, a varios dioses o un Dios, que actualmente han denigrado tanto que es más fácil no creer que creer, han maquillado la fe con magia y el alma con conciencia.

Yo siempre he creído que hay alguien que nos dirige moderadamente en nuestra vida, y establece las cosas por algo, asimismo siento que los errores son pagados en vida y también los buenos actos tienen sus resultados positivos, siempre y cuando no se hagan esperando recibir un pago por ello... Validando valores como la buena fe.

Creo entonces que el alma es el espejo de nosotros como personas, es como un espacio al cual no podemos ocultar lo que realmente somos, ni con doble moral, sonrisas amargas o simples palabras de aliento por compromiso. El alma imprime en su cara lo que nosotros desarrollamos como seres humanos en un todo, y siento que hay una fuerza externa que lee el alma y toma decisiones para pintar los paisajes en el avanzar de nuestra vida.

En lo que la religión se ha equivocado es en enseñar una dependencia a identidades, no en crear una identidad como tal. Yo creo en que una de las razones para estar en este mundo, lejos de profundizar mucho en el por qué estamos aquí, es exponer y desarrollar una personalidad, arraigar experiencias y acumular esencias que llevemos a la mejor vida, y aún mejor si podemos compartir estas experiencias con los demás para facilitarles su labor.

No creo en que Dios o algún poder superior vaya a bajar a solucionar nuestros problemas, porque él o ella misma los pone frente a nosotros, así considero mediocre a los religiosos que piden la solución y dedican su tiempo a exponer "pruebas" como muestras de existencia de un ser superior, cuando realmente las pruebas en esta vida son para nosotros y para mostrar lo que nosotros representamos ante este ser. Hemos dado vuelta a la línea original, hemos olvidado que nosotros vemos el cielo desde la Tierra, y pensamos que vemos la Tierra desde el cielo, por engreídos...

Las cosas que ocurren por ende tienen un sentido objetivo, todo está estructurado consecuente a las acciones que realizamos y son, cada una, oportunidades que mejor alinean nuestra vida. Depende de nosotros cuál oportunidad tomar y de qué manera, porque ante todo el reflejo de nuestra alma construye estas oportunidades, y es la experiencia la que nos lleva a optar por escoger, y si fallamos, siempre y cuando tengamos intacto el alma, aparecerán más oportunidades.

¿Entonces de qué nos preocupamos? Las cosas que nos ocurren son resultados, no causas; hay que comenzar a verlos como tales.

Si hemos de cocinar un huevo entero al amanecer para el desayuno y lo quemamos por falta de cuidado en la cocina, no podemos solicitar a un ente superior que nos solucione el problema. Las soluciones aparecerán dependiendo de los merecimientos que por trascendencia tenemos, pueden ser muy buenas o muy malas, pero siempre tendrán que ser ejecutadas por nosotros mismos. 

Yo por eso no invito a las personas a creer en un ser superior que tras sus oraciones venga a hacer milagros en sus vidas, yo invito a las personas a ver los milagros que ocurren en sus vidas y que comiencen a creer en ellos mismos; porque espirituales o no, el sendero de la benevolencia los llevará a grandes oportunidades.

Soy un hombre de fe, y creo que tengo un alma, y en esta alma hay un brillo ameno que refleja las caras de las personas que me han rodeado. Y si estas personas son buenas, es hora que aprecie mi trascendencia en la vida, porque si he merecido tener el honor de conocerles y la oportunidad de sostenerlos en mi vida, es porque mi alma ha de reflejar cosas buenas.

Sigamos imprimiendo nuestras caras en los almas de los demás y recopilemos oportunidades agradables, llevando una vida de valores, para que tal vez las caras de estas personas también aparezcan en nuestras almas. 

Kaji Gonenashvili. 

07 julio, 2013

Gestión de las Comunicaciones

El siguiente ensayo tiene como finalidad comparar los capítulos 10 de dos libros de sumo interés para la Administración de Proyectos, como lo son el PMBOK y el “Director de Proyectos” de Pablo Lledó.

Es claro y conocido que el PMBOK se establece como la guía por excelencia para la Dirección de Proyectos, sin embargo la obra de Lledó ofrece un valor agregado, con ciertas diferencias en el contenido asimismo, que podrían facilitar la construcción de un plano visual del enfoque de materia un poco más profundo.

Ambos capítulos décimos de los libros se refieren a la Gestión de las Comunicaciones del Proyecto, y representan un área de trato minucioso con procesos que garantizan una constructiva comunicación entre los directores de los proyectos, los miembros del equipo de trabajo y los interesados para cada finalidad.

Ante el complemento previo realizado, es rescatable reconocer la diferencia esencial que existe entre ambos libros que podrían demarcar la generalidad de su apreciación. En primera instancia, cabe con sumo valor rescatar la variación de enfoque hacia el mismo plano, la Guía del PMBOK se refuerza como un elemento estricto con el contenido, mientras que la obra de Lledó enfoca, además de la esencia lineal, con un soporte de ejemplos que facilitan la comprensión y compilación hacia un ambiente práctico.

Este factor expone que Lledó se esmera en ofrecer al lector una descripción que repercuten de forma positiva en la memoria y la coerción con la realidad, lejos de mencionar el apoyo visual que se utiliza en su diseño. Sin embargo, hay que reverenciar que el contenido de fondo es prácticamente lineal en ambos casos, y expone una misma trascendencia, lo cual se origina debido a que la obra de Lledó se fundamenta en la Guía del PMBOK.

Ambas obras se refieren con astucia a la necesidad de un registro detallado de los interesados del proyecto desde un principio, y posteriormente analizan la comunicación como un factor primordial para el éxito del mismo, aunque el PMBOK se esmera en detallar esta cualidad y realizar un lineamiento que va de la mano con distintas habilidades que deben caracterizar a un buen líder.

Asimismo, como factor común adicional, ambos libros enfocan modelos de clasificación para interesados, subrayando la matriz de poder/interés, la matriz de poder/influencia y la matriz de influencia/impacto.

Como representación gráfica existe la necesidad de exponer la diferencia básica entre ambos capítulos que surge en el lineamiento de los procesos de gestión de comunicaciones. El PMBOK establece que cinco, mientras que el autor sudamericano a pesar de complementarlos, los agrupa en tres rutas:



Fuente: Autor

Es necesario que como futuros profesionales en el ámbito de la Administración de Proyectos, se posean la mayor cantidad de material para complementar distintas posiciones de enfoque para los fenómenos prácticos en las organizaciones.

A pesar de que ambos libros de comparación poseen una línea muy similar en la esencia básica de la Gestión de las Comunicaciones del Proyecto, se puede analizar que el autor Pablo Lledó cumple un rol descriptivo de mayor argumentación y facilidad de comprensión para diferentes estatutos estándares del PMBOK.

En este caso la lectura de Lledó podría ser considerada como un complemento constructivo de la Guía del PMBOK, cuestión particular que ayuda de manera eficiente para la profundización de los diferentes temas de interés esencial que debe manipular un profesional del ámbito.

Si bien es necesario poseer diferentes puntos de vista para fortalecer un punto propio, antes de ello es aún más importante poseer un punto de vista propio tan bien forjado que exista conocimiento en el momento en que sea necesario defenderlo o bien, moldearlo a la hora de atentarle otras perspectivas.


BIBLIOGRAFÍA

-          Project Management Institute. Guía de los Fundamentos para la Dirección de Proyectos.  (PMBOK, 2008) – Cuarta Edición. Pennsylvania, Estados Unidos de América.
-          Pablo Lledó: Director de Proyectos: Cómo aprobar el examen PMP sin morir en el intento. (2013) – Segunda Edición. Victoria, Canadá.


30 junio, 2013

Los desafíos del Gerente de Proyecto en la selección de personal

INTRODUCCIÓN

El siguiente ensayo se fundamenta en la seguidilla de temáticas tratados en el curso directamente relacionado con los Recursos Humanos, y tiene como base la profundización en una cuestión elemental en la nueva era de la administración, contemplando una amplia serie de requisitos y obligaciones que deben tomarse en cuenta a la hora de enfocar los verdaderos desafíos del Gerente de Proyectos en el momento de realizar la selección del personal.

Es indispensable que el Gerente de Proyecto tenga conocimiento del área de Recursos Humanos, ya que lejos de la naturaleza de accionar de la empresa u organización a la que pertenece, tendrá que construir su baluarte sobre el servicio de lo más importante del ámbito, las personas que laburen a su alrededor.

La efectividad en el proceso de reclutamiento ofrecerá resultados amenos como peldaños a la meta general, y se constituirá sobre distintas cualidades que desglosan del tema fundamental como lo es la guía directiva de los miembros del proyecto.

DESARROLLO

Ha comenzado una nueva era en las relaciones internacionales, misma que ha ofrecido una serie de variaciones a los modos de interacción en diferentes ámbitos comunes en la interacción de la humanidad. El nuevo mundo se ha poblado de fenómenos a niveles micro y macro que se escapan de los análisis tradicionalistas, cuyos límites no lograron sobrepasar las facilidades tecnológicas que un día la raza humana desarrollaría.

Junto al desarrollo en el ámbito científico tecnológico, los procesos elementales y minuciosos de las distintas tradiciones diarias han variado con certeza, a tal grado que el nuevo mundo se podría identificar con mayor facilidad a la definición de una compacta alianza de cualidades comunes en el accionar.

La administración ha sido una de las ramas de mayor evolución en las últimas décadas, y claramente beneficiada por el desarrollo para su mayor y más clara definición, sin embargo este mismo factor ha convertido los puestos administrativos en rincones alternativos que mezclan un amplio número de factores que perfectamente constituirían variables básicas en otras disciplinas.

Los recursos humanos se han convertido en los representantes primerizos de muchas empresas ante las distintas comunidades, con la solidificación de departamentos con las cualidades injeridas, actuando como embudos para el seleccionar de personal. Y con el pasar de los años la administración general se ha visto envuelta en la necesidad de tratar directamente con la manipulación de esta herramienta.

Al centrar la temática en los proyectos, y contemplar el puesto de un Gerente de Proyectos, irónicamente hay que defender el factor de nuevo mundo que estimulará la intervención del personaje en cada pequeño aspecto de relevancia para el proceder del proyecto, claramente al estampar los seres humanos como lo más importante del ámbito, será indispensable su proeza.

Lejos de cualquier procedimiento estándar para la selección de personal para una eventual participación activa en un proyecto, el Gerente tendrá la necesidad de fomentar un instrumento de clasificación de candidatos que se adapten paulatinamente a los requisitos para un nuevo miembro.

Como requisito esencial se recomendaría establecer e implementar un modelo integral de gestión de competencias para diseñar un perfil de competencias de cada aspirante a los puestos. La razón de buen desempeño de este instrumento radica en la fortaleza que genera para constituir un punto de vista objetivo con respecto al posible éxito de las personas en el futuro del proyecto.

Esta herramienta constituye un método fácil para adaptar los perfiles de los usuarios a las necesidades del proyecto en general, y es necesario que el Gerente de Proyecto diseñe el mismo o sea partícipe activo, para luego poder realizar las interrelaciones analíticas con el fin de ajustar la decisión final a la de mayor beneficio para el cumplimiento del proyecto.

Sin embargo es claro que el trato humano es una temática que requiere de mayor sensibilidad, sin perder de vista la meta del proyecto y la necesidad de un enfoque constructivista, no se pueden obviar los factores que naturalmente aparecerán en el trecho.  

Consecuente con ello, será muy valioso que se sostenga como un desafío determinante que el Gerente de Proyecto cuente con la capacitación elemental para estos procedimientos. Si bien es cierto que los candidatos poseen una serie de requisitos para impresionar en sus presentaciones, tampoco el Gerente ha de descuidar este aspecto protocolario. Al demandar respeto se ha de ofrecer respeto, por ende si se optará por calificar la presentación y el trato de los candidatos, es indispensable que el Gerente no falle en este método.

Además de ello, deberá contar con excelentes cualidades de relación interpersonal. Esto a base de valores como ser humano, que ofrezca confianza a los candidatos para que pueda exprimir lo mejor de sus cualidades ante las primeras experiencias colectivas, esto con la finalidad proactiva de poseer un mayor rango de calificación de reclutamiento. Es muy común que ante métodos de intimidación, estandarización de admisión y personalidades aleatorias, muchas empresas pierden los servicios de profesionales excelentes, y éstos a su vez oportunidades valiosas de crecimiento.

El nuevo mundo no conoce de Gerentes que pasan desapercibidos de las compañías, en especial de Gerentes de Proyectos que requieren trato, supervisión y guía continua.  Allí resaltarán cualidades básicas como liderazgo, comunicación y capacidad de motivación.

Como el Gerente de Proyecto está más envuelto con las responsabilidades naturalmente relacionadas a los Recursos Humanos, será primario que conozca a cabalidad la esencia de la empresa, de otro modo no podría relacionar a los candidatos con los requisitos más beneficiosos para el proyecto. Junto a ello, será determinante que posea cualidades constructivistas para ensamblar de antemano las posibilidades de los candidatos a los procedimientos a realizar a futuro en el proyecto, y su posible aporte desde una visión analítica.

El desafío primordial del Gerente se basará en su cualidad como constructivista, que tenga claridad en lo que busca desde su posición y la capacidad de comprender e investigar lo que ofrece cada candidato, posterior a ello el profesionalismo para determinar mediante un instrumento de relación, qué tan efectivo sería el cumplimiento de cada requisito por parte de los posibles futuros miembros y finalmente, todo esto, en un marco de valores humanistas agradablemente envidiables.

CONCLUSIÓN

Muchas veces se considera que la administración de proyectos es una injerencia a un estado mecánico donde no existe la sensibilidad de trato de variables, más allá de la necesidad de cumplimiento de requisitos estrictos. Claramente esto es erróneo.

La nueva era de constructivismo en el mundo ofrece muchas herramientas que, más allá de estandarizar los procedimientos, buscan interrelacionar los diferentes grados y promover la interacción desde una perspectiva más dirigida a valores.

Es posible que la deshumanización de la humanidad haya conducido a la necesidad de ciertos sectores de implementar estas variables en sus premisas.  De una u otra forma sería justo clamar que el primordial desafío del Gerente de un Proyecto en este entorno es estar alineado con estas variables, ser un ser constructivista que busque los mecanismos para mantener su estadía en corriente con las nuevas redes de las disciplinas.

Sin embargo, aparte de lo fundamental como representante de los intereses de una empresa estipulados en un proyecto que requiere de servicios, y lejos de las cualidades como un profesional líder en el sector, siempre será bienaventurado la opción de concretizar el desarrollo sosteniendo un grado humanista de agrado.

En otras palabras más sensibles, el mayor desafío del Gerente de Proyecto será siempre mantener la credibilidad como un ser humano lleno de valores, que indiferente a los requisitos, a las cualidades y a las disposiciones, tenga la habilidad de sostenerse como un equal ante cualquier condición que se le presente.


 BIBLIOGRAFÍA

-          Project Management Institute. Guía de los Fundamentos para la Dirección de Proyectos.

-          Material Didáctico Semana 2 PRH-MAP.





23 junio, 2013

Comparación de Capítulos entre PMBoK y Pablo Lledó

INTRODUCCIÓN

El presente ensayo tiene como finalidad realizar una comparación directa entre dos capítulos de libros diferentes que tratan de los procesos de gestión de los recursos humanos. El primero de los libros es la Guía de los Fundamentos para la Dirección de Proyectos PMBoK específicamente el Capítulo 9; y el segundo es el libro del autor Pablo Lledó: “Director de Proyectos: Cómo aprobar el PMP sin morir en el intento.”, también el Capítulo 9.

El fundamento en la comparación se consolida en la necesidad de encontrar las principales similitudes y diferencias entre ambos, de una compacta, que a su vez sirva como base para la comprensión del avance en la gestión constructiva de los recursos humanos.


DESARROLLO

La prolongación de la escritura en ambos capítulos de los libros, poseen una única meta: exponer una clara posición en cuanto a la Gestión de los Recursos Humanos del Proyecto. Cabe resaltar que existen mayores similitudes de fondo y diferencias elementales de modo. En otras palabras, la Guía del PMBoK se muestra como una modalidad estándar para el seguimiento de los procesos, mientras que el autor Pablo Lledó, prolonga su escritura exponiendo con mayor claridad los puntos específicos, y facilitando ejemplos que puedan ofrecer un apoyo sólido a la comprensión del lector para cada punto.

Asimismo, entretanto, Pablo Lledó introduce en la temática de recursos humanos la validez e importancia de cualidades de liderazgo que el PMBoK especifica en su propia naturaleza en pasadas páginas. La visión de Lledó es más práctica, tomando en cuenta que muchas veces en los estudios se requieren relaciones directas con la realidad para alcanzar a descubrirlos a cabalidad.   

En cuanto a la finalidad conjunta poco puede denotarse, es claro que inclusive el autor argentino se fundamenta en la Guía del PMBoK para detallar el entero capítulo de su libro. En ambos se enumeran cuatro procesos fundamentales que serán expuestos a continuación a modo comparativo:

-          Desarrollar el Plan de Recursos Humanos.
-          Adquirir el Equipo del Proyecto.
-          Desarrollar el Equipo del Proyecto.
-          Dirigir el Equipo del Proyecto.



Fuente: Autor.



CONCLUSIÓN

Es claro que la Guía del PMBoK se conforma como una muestra estándar de los procesos a llevar en diferentes aspectos de la Administración de Proyectos, el caso de la Gestión de los Recursos Humanos del Proyecto no es una variación a esa continuidad.

Sin embargo, a pesar de su fortaleza como guía, es necesario contar con documentos que profundicen metodológica y explicativamente en aquellas raíces que podrían generar controversias a la hora de su análisis. Éste es el caso del libro de Pablo Lledó, quien expone con ejemplos y relaciones directas, los puntos estándares que enumera el PMBoK, ofreciendo una visión más objetiva y práctica.

Las diferencias de modalidad no varían con el Norte del contenido, es claro, pero la lectura complementaria siempre promueve un ideal constructivista en el desarrollo profesional de las personas, aunque cabe aclarar que en este caso el libro complementario tendría que ser el redactado por el autor argentino.



BIBLIOGRAFÍA

-          Project Management Institute. Guía de los Fundamentos para la Dirección de Proyectos.

-          Director Profesional de Proyectos: Cómo aprobar el PMP sin morir en el intento. - Pablo Lledó.