07 julio, 2013

Gestión de las Comunicaciones

El siguiente ensayo tiene como finalidad comparar los capítulos 10 de dos libros de sumo interés para la Administración de Proyectos, como lo son el PMBOK y el “Director de Proyectos” de Pablo Lledó.

Es claro y conocido que el PMBOK se establece como la guía por excelencia para la Dirección de Proyectos, sin embargo la obra de Lledó ofrece un valor agregado, con ciertas diferencias en el contenido asimismo, que podrían facilitar la construcción de un plano visual del enfoque de materia un poco más profundo.

Ambos capítulos décimos de los libros se refieren a la Gestión de las Comunicaciones del Proyecto, y representan un área de trato minucioso con procesos que garantizan una constructiva comunicación entre los directores de los proyectos, los miembros del equipo de trabajo y los interesados para cada finalidad.

Ante el complemento previo realizado, es rescatable reconocer la diferencia esencial que existe entre ambos libros que podrían demarcar la generalidad de su apreciación. En primera instancia, cabe con sumo valor rescatar la variación de enfoque hacia el mismo plano, la Guía del PMBOK se refuerza como un elemento estricto con el contenido, mientras que la obra de Lledó enfoca, además de la esencia lineal, con un soporte de ejemplos que facilitan la comprensión y compilación hacia un ambiente práctico.

Este factor expone que Lledó se esmera en ofrecer al lector una descripción que repercuten de forma positiva en la memoria y la coerción con la realidad, lejos de mencionar el apoyo visual que se utiliza en su diseño. Sin embargo, hay que reverenciar que el contenido de fondo es prácticamente lineal en ambos casos, y expone una misma trascendencia, lo cual se origina debido a que la obra de Lledó se fundamenta en la Guía del PMBOK.

Ambas obras se refieren con astucia a la necesidad de un registro detallado de los interesados del proyecto desde un principio, y posteriormente analizan la comunicación como un factor primordial para el éxito del mismo, aunque el PMBOK se esmera en detallar esta cualidad y realizar un lineamiento que va de la mano con distintas habilidades que deben caracterizar a un buen líder.

Asimismo, como factor común adicional, ambos libros enfocan modelos de clasificación para interesados, subrayando la matriz de poder/interés, la matriz de poder/influencia y la matriz de influencia/impacto.

Como representación gráfica existe la necesidad de exponer la diferencia básica entre ambos capítulos que surge en el lineamiento de los procesos de gestión de comunicaciones. El PMBOK establece que cinco, mientras que el autor sudamericano a pesar de complementarlos, los agrupa en tres rutas:



Fuente: Autor

Es necesario que como futuros profesionales en el ámbito de la Administración de Proyectos, se posean la mayor cantidad de material para complementar distintas posiciones de enfoque para los fenómenos prácticos en las organizaciones.

A pesar de que ambos libros de comparación poseen una línea muy similar en la esencia básica de la Gestión de las Comunicaciones del Proyecto, se puede analizar que el autor Pablo Lledó cumple un rol descriptivo de mayor argumentación y facilidad de comprensión para diferentes estatutos estándares del PMBOK.

En este caso la lectura de Lledó podría ser considerada como un complemento constructivo de la Guía del PMBOK, cuestión particular que ayuda de manera eficiente para la profundización de los diferentes temas de interés esencial que debe manipular un profesional del ámbito.

Si bien es necesario poseer diferentes puntos de vista para fortalecer un punto propio, antes de ello es aún más importante poseer un punto de vista propio tan bien forjado que exista conocimiento en el momento en que sea necesario defenderlo o bien, moldearlo a la hora de atentarle otras perspectivas.


BIBLIOGRAFÍA

-          Project Management Institute. Guía de los Fundamentos para la Dirección de Proyectos.  (PMBOK, 2008) – Cuarta Edición. Pennsylvania, Estados Unidos de América.
-          Pablo Lledó: Director de Proyectos: Cómo aprobar el examen PMP sin morir en el intento. (2013) – Segunda Edición. Victoria, Canadá.


No hay comentarios: