17 enero, 2016

El Falso Paraíso

En la nueva era del turismo internacional los países europeos han sido considerados como un destino primordial para los seguidores de la historia, el arte y la cultura universal. Está claro que el “viejo continente” encierra no solamente una trascendencia relevante en dichas áreas a través de los siglos, sino que también ha suplantado un modelo económico y social envidiable desde un marco político sistemático (UE).

La Unión Europea se ha consagrado recientemente como un modelo de equidad único en la comunidad internacional, un régimen que abarca casi todo el centro y occidente continental que surgió bajo fundamentos idealistas que deseaban eliminar las barreras que históricamente las distintas culturas regionales habían levantado.

Sin embargo la moda que influyó a las relaciones internacionales tras la caída del muro de Berlín en el año 1989, orientada en unificación y hermandad, se convirtió en menos de dos décadas en un compromiso adquirido por los altos líderes quienes intentan administrar la organización supranacional como un negocio.

Los hechos ocurridos en Grecia durante la primera mitad del 2015 son una clara muestra de la realidad y el destino de muchas de las naciones adheridas al contrato europeo que viven el desplome del modelo social y económico implantado, factor que invita a sus sociedades a escarbar en las raíces más censuradas con ideales de xenofobia, racismo y nacionalismo que por mucho tiempo fueron tan criticadas.

Ahora, continuamente surgen líderes pensadores y políticos que defienden estos ideales como mecanismo de defensa ante el fracaso de la inequívoca pintura de unidad que en algún momento llevó a la alianza continental. De esta forma, las posibilidades de una construcción social equitativa parecen estar en jaque ante el inminente auge de las ideologías extremistas que retan el postmodernismo.

Lo cierto es que la realidad del quehacer diario en el continente europeo es más confusa de lo que imagina el turista y es que aquel “sueño europeo” de ser una sociedad altamente privilegiada está a punto de ser expuesta como uno de los fiascos más grandes de nuestra civilización que convertirá a Europa una vez más en un falso paraíso.

No hay comentarios: